Purga en refinería de cobre

/Purga en refinería de cobre

Los circuitos de liberación en las refinerías de cobre son críticos para controlar los niveles de cobre e impurezas en el electrolito. A menudo estos circuitos están plagados de ineficiencias, tales como  mala calidad en el cátodo de cobre, reciclajes de cobre en gran escala, niebla ácida, generación de arsano peligroso, lodos  de cobre de baja ley, etc.

Los liberadores más avanzados para las refinerías de cobre son las celdas de electrodeposición emew. El diseño exclusivo de la celda suministra un cátodo con valor comercial de alta pureza (incluso de los liberadores secundarios), con un aumento en la corriente y eficiencia energética, con un aumento en el control del cobre y de las impurezas en un rango de concentraciones, en el reciclaje de ácido y una reducción de efluentes.

Son incomparables las ventajas, con respecto a la salud y la seguridad, de las celdas de electrodeposición emew para los liberadores de cobre. Sin tener que manejar lodos peligrosos, sin el riesgo de exposición al arsano, neblina ácida, sin ánodos de plomo y con cátodos sólidos que son seguros en su manejo.

La conversión de las celdas de liberación existentes en celdas de refinación, puede aumentar aún más la producción que, por sí misma, puede amortizar la inversión en la conversión emew. Se puede conseguir un valor adicional usando emew para obtener una electrodeposición de níquel en el cátodo del efluente libre de cobre.

Para las refinerías que operan con altos niveles de bismuto y antimonio, emew también ofrece la tecnología de resinas para recuperar el bismuto y el antimonio de las corrientes de purga en la refinación del cobre. La eliminación de bismuto y antimonio antes del circuito liberador permite que las celdas liberadoras emew funcionen a mayor capacidad sin poner en riesgo la pureza del producto en el cátodo de cobre.

También están disponibles las Unidades de Purificación de Ácidos (APU, en inglés) que permiten la recuperación de ácido de la corriente de purga agotada en cobre, y se recicla hacia la refinación  electrolítica de cobre. La instalación de una APU a la salida del liberador de cobre, representa ahorros adicionales en los costos, debido a la disminución en el consumo de ácido en la refinería y, a la disminución de suministros de neutralización en el tratamiento de la purga libre de cobre. Además, de la corriente de purga, libre de cobre y neutralizada, también puede recuperarse níquel metálico.

El proceso de níquel emew, probado a nivel comercial, permite además que el cátodo de níquel de alta pureza se recupere directamente de las corrientes de purga de refinación del cobre. Este proceso exclusivo recupera níquel de alta pureza sin diafragmas complejos que son necesarios en la electrodeposición convencional.

La elección es clara, los liberadores más avanzados para las refinerías de cobre funcionan con emew.